Dra. Tamara Ramirez DAOM, L.Ac.

11/abril/2017

La Luna Rosada

Hoy el universo nos regala una hermosa luna rosada que ocurre cada 50 años.  Este fenómeno crea un cambio energético que nos ayuda a liberar cualquier emoción estancada que se vincule a emociones de dolor o sufrimiento.   Sea cual sea tu religión, siempre es importante vivir en amor y armonía con nosotros mismos para poder expresar ese amor puro que viene desde nuestra esencia.  Aprovecha esta noche para limpiar tu interior, sacar el polvo creando espacios de luz.  Todo comienza con la visualización.  Somos energía y conocerla es conocernos a nosotros mismos.  Observa tu grandeza y despierta a esa luz que vive dentro de ti. 

Los invito a sacar un ratito de la noche de hoy para llevar acabo esta meditación.

Receta de desprendimiento:
Utiliza un envase de cristal con agua (Agua del mar o agua con sal de mar)
Puedes añadir al agua una o todas estas cosas:

  • Cuarzo rosado o transparente

  • Alguna flor que se haya desprendido de un árbol

Anota en un papel algo que quieras dejar ir (puede ser una palabra, una oración o una carta detallada). 
*Recuerda que tu imaginación es poderosa, puedes visualizar o tener los objetos físicos.​
Meditación:
Busca un lugar tranquilo donde puedas estar en contacto con la luna.  Pies firmes en el suelo conectados a la energía de la madre tierra.  Rodillas levemente flexionadas.  Pecho y manos abiertas dispuestas a recibir amor.  
Lee en voz alta lo que escribiste en el papel, rompelo en 3 pedazos y sumérgelos en el agua para que la energía negativa creada por tu memoria pueda ser limpiada y transformada.
Con tus palmas abiertas en dirección al cielo cierra tus ojos y enfócate en tu respiración.  Siente como las palmas de tus manos se conectan con la energía a tu alrededor.  Sonríe y disfruta como todo lo que escribiste en el papel esta siendo transformando por el agua y la energía de la luna. 
Mientras te llenas de amor, conéctate con esa fuerza interna creada por el desprendimiento .  Pon toda tu atención en la flor y siente todos los detalles de este instante.  Disfruta de un estado de balance y harmonía que logras al conectarte con lo único real… el momento presente.